Pre bodas

Muy buenos días!

Hoy es lunes. Para algunas suertudas, después de esta semanita vienen dos de vacaciones! No puedo aguantar más! Además, son dos semanas muy especiales en las que tengo, no una ni dos, sino tres super bodas! Una amiga de la infancia, otra del cole y la tercera, íntima de la universidad. Grandes amigas.  ¿Se puede pedir algo más? Imposible, porque las tres se casan en Granada 🙂

Así que , como corresponde, es la semana del estrés (tipo 1 : a varios días de la boda, simplemente ajetreo divertido ) preboda de invitada. Coordinando sobretodo los  dos modelitos que pretendo colocarme este fin de semana, para las las dos primeras ( tengo una semana entera para replantearme un cambio de look de última hora para la tercera, jejje ).  Los dos atuendos  están claros, aunque como para cualquier boda que se precie, siempre hay que salir a buscar algún complemento imprescindible. Tengo que decir, que como voy a estar en casa, estoy relajada, porque cuento con el armario de mi madre  (el nivel del complemento sube unas cuantas categorías de golpe. Eso es una suerte!) pero aún así, aunque parezca que el traje, zapatos,  pelo, complementos, están bajo control … siempre hay algo.

Esta vez, y no tiene porqué pasar, pero puedo tener un ligero problemilla.  Uno de los vestidos que me pongo, el del viernes precisamente, está en Granada. Sólo cuando llegue  el propio viernes me lo podré probar. Y cabe la pequeña posibilidad de que no me cierre. Voy a desvelar un secreto, y es, para los que aún no lo sepáis, que si Dios quiere, en Diciembre nacerá un hermanito para Juanillo (mi niño, de 10 meses). Si! Estamos felices por ello. Pero, para el tema de los modelitos, no me viene nada bien. Resulta, que en la semana 12 (para aquellas fuera del tema embarazo, aquí se cuenta todo por semanas; la 12 son 3 meses, pero más adelante se complica el calculo :P) , mi tripa bastante plana en el primer embarazo en estos momentos, parece que se se quedó ahí; en ese primer embarazo. No se que pasa en éste, pero tengo una señora bartola  (supongo que ser el segundo y las galletas han podido ayudar). Solo espero que no sea una barriga-descarta-vestidos, porque si eso pasa, la he liado de verdad. Me veo el viernes con un par de imperdibles mal puestos y el clásico chal ( de mi madre claro) atado estratégicamente.  Con lo que me gusta aderezar un poco más ese momento de estrés ( tipo 2 : hora o minutos antes de la boda. Cero diversión. Sudatina máxima).

Mi padre además suele ir cantando las horas, para informar según él y agobiar, según el resto de los mortales.

“Son las 6: 00 . Estáis listas?”  (Mi marido y cuñado llevan una hora con mi padre de charla. Somos mi madre, mi hermana y yo, las que estamos aún metiéndonos en la ducha en ese momento, pero, es que,,, no hemos parado!! la de cosas que conlleva ser chica!! :))

Y es que,,, como decía,  siempre pasa algo justo antes de salir. ¿Por qué cuando peor vas de tiempo, más se complica la raya del ojo? ¿Por qué siempre es ese día en el que el aparece el pegote de rimel y tienes que volver a empezar? ( o quedarte con el ojo negro, esa es una alternativa lógica a la par que necesaria, cuando una tenía que haber salido de casa hacía más de 27 minutos).

“Son las 6 : 15. Salimos ya”

¿Por qué de repente te hacen polvo los zapatos y no encuentras tiritas por ninguna parte? Si llevaban dando vueltas por la casa semanas!!

¿Y qué me decís, del momento “mancha en el vestido”  porque te lo cogió tu hermana? En ese momento, ya nada importa, te lo pones igual, y la verdad, es que no suele darse cuenta nadie, pero a la pobre de tu hermana le cae la bronca del siglo, al teléfono o ” in situ”, como si eso además fuese a ayudar a que llegues un poco antes. ( He de confesar, que yo también he pecado de hacérselo a ella :S )

“Son las 6 : 30 . Teníamos que haber salido hace 30 minutos! ”

La peor de mis crisis fue una vez, en la que se me cayó por el desagüe la sortija que llevaba puesta. Imaginaos. Vestida, maquillada y todo, momento antes de salir!!! ¿ Qué tuve que hacer? Buscar el destornillador, ponerme en cuclillas  e introducirme de golpe en el impresionante mundo de la fontanería. Sí, no lo he contado nunca, pero soy la reina del “Bote Sifónico”; la de cosas que he recuperado! Hubo suerte, y gracias a mi innata habilidad  la recuperé en menos de 7 minutos y llegué a tiempo. Eso sí, apenas sudé (Junio 6 de la tarde, calor de antaño, no como este verano mariquita).

Ese día no está tu padre, ni nadie normalmente que te ayude al momento desatascador. Eso es así.

De todas formas, a pesar de los estreses, aunque sean de tipo 2 escala máxima, una llega a las bodas, feliz. Y más o menos divina, eso a gusto del consumidor. Por parte de novios, maridos y padres, un 10 jajja , con esa puntuación me quedo.

En fin, lo que me he liado! Ya os contaré que tal fue todo y os enseñaré fotillos. Si puedo escribiros antes no dudéis que lo haré.

Muchos besos y ánimo con la semana 🙂

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s