Querido Guardián

Querido Guardián,

sus fieles lectores le echan de menos. Apenas le habrán escrito pidiendo a gritos una actualización de su blog. Sobre todo teniendo tantas enamoradas, como bien vemos todos en sus comentarios..  😉

Pensando que estará usted de vacaciones, tranquilamente en Santander, o en velero por Santorini,  me dedico a releer algunas entradas ya antiguas.

Me he hartado de reír con su delicada Holly y sus bailes de estrella de rock. Más aún, con su cara de “péguenme un tiro”.  Con el bueno de Lucas y sus gafillas. Con la Tormenta perfecta. Visualizando el momentazo de su  amigo verde pistacho, y su  “aparentando normalidad” en la búsqueda de los chalecos salvavidas. Su respuesta a Eduardo. ¿Cómo le iría? ¿Llegaría a tiempo? ¿Enamoraría a la chica? En una ocasión tuve una primera cita en la que fuimos al cine. Million Dollar Baby. Se le olvidó poner eso en su lista. En ningún caso se puede ir a ver una peli triste. Ni siquiera si es la única en cartelera. Mejor comerse las palomitas fuera. Es lo mejor para todos. El chico pensó que me daba un soponcio de lo que lloré. Gasté todos los clínex nuestros y los de la sala de al lado. Sobra decir que no hubo más citas.

Recordé  Tú fuiste mi canción del verano y me pregunto si volvió usted  a ver a esa chica escondida bajo la integral. Si se reencontraron en Septiembre y si por fin ella le hizo el caso que se merecía. Los leones de nuestros sueños. Juanito y su Sancho Panza descubriendo el mar. Libro apuntado aún no leído. Gran post.  Creo que sigo creyendo. Creo que no lo había leído. Creo que estoy de acuerdo con usted. Creo que en casi todo.

La chica que lloraba ginebra. ¿Por qué no hubo ocasión de regalarle el libro? Se lanzó usted en algún momento? Precioso post.  El olor del sol de Londres. Es cierto que tienen algo esos veranos.  Se quedan grabados. Que igual tampoco repetirías, pero de los que te quedas con un millón de recuerdos y anécdotas. Ni un duro pero pudiendo hacer todo. O todo lo que era importante en ese momento.

Podría seguir enumerando posts suyos. Todos buenísimos. De todos tendría un millón de cosas que comentarle. Apreciaciones que le interesan tanto como a una hormiga la caída de la bolsa.  Así que, voy poniendo fin a mi misiva, demasiado larga para lo que debía ser en un primer momento.

Supongo que la bienvenida al verano con Cosas que no quiero compartir con nadie ha tocado su fin, no? Es imposible leer tantos libros interesantes, visitar tantos sitios, encontrar tantas fotos bonitas de chicas tomando café y descubrir tanta cita bonita en una semana! (Que conste que me gustan mucho también, no lo tome como una crítica! )

En cualquier caso, no deje de contarnos historias, Guardián. Cada palabra será recibida con entusiasmo.Termino diciéndole, que me he animado a escribirle sin esperanza de respuesta. Simplemente para darle las gracias. Por regalarnos tantos buenos momentos.

Un fuerte abrazo,

María

Pd: si he tenido la suerte de que me haya leído, y más hasta este punto, verá usted mi blog de aprendiz. Con el que disfruto publicando cosillas. Con la frecuencia que puede publicar una madre trabajadora! Muchas enhorabuenas también de mi marido, otro fiel lector.

cartas

Foto 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s