Los me&nome gustan

 

Me gusta…

… tener un folio en blanco, como ahora, y empezar a escribir. Pienso todo aquello que puedo plasmar, y me pongo nerviosa cuando fluyen las palabras, pensando que no voy a recordar las ideas. Empiezo.

Despertar a mis niños a besos y ver cómo, medio dormidos aún, me sonríen y se hacen los remolones. Olerles el pelo. Tomarme un café bien caliente y una tostada con aceite de oliva, que me ha preparado Juanlu. Cantar la “Gallina Turuleta” de camino al cole.  En general, cantar. Mis sitios favoritos, en la ducha y en el coche, como si fuese la mejor cantante del mundo y me estuviera escuchando un auditorio entero.

Un día de playa, leyendo revistas de moda y cotilleo, untándome en Hawaiian Tropic, respirando ese olor a coco tan rico. Tomarme un Cola Cao fresquito, con muchos grumos, al volver a casa.

Pasear cualquier noche de verano por la ciudad, en manga corta y zapatillas de deporte. Y descubrir un bar nuevo para tomar una cerveza. Que sea muy fría y en botellín. Tan fría que tiene medio escarcha e indicios de congelación. Demasiado difícil de encontrar.

Pasar la tarde en una terraza tomando un café, con un solo azucarillo. Removerlo hasta hacerle burbujitas de aire a la espuma. Pasar esa tarde con mi marido.

Abrazar a mis niños para consolarlos porque se han caído y se han hecho “pupa” en la rodilla. Hacerles el “sana sanita”.

Dormir la siesta en el sofá de casa de mis padres y acurrucarme encima de mi madre, debajo de una mantita de lana color burdeos que lleva toda la vida ahí. Zamparme de cena sus croquetas; cremosas, casi líquidas, perfectamente fritas; de las que se deshacen en la boca como si fuesen caramelos.

El olor a castaña asada por las calles de Granada un día de mucho frío, justo antes de meternos en el bar en el que hemos quedado con amigos para tomar unas tapitas.

Recordar las historias de siempre con la familia. Las tantas veces que nos dieron ataques de risa floja con la abuela.  Llorar de risa. Y de alegría.

Seguir dándoles besos a mis niños, sin ningún motivo, sólo porque me encanta.

 

No me gusta…

… ningún bicho en general. Los mosquitos trompeteros en particular. Cuando te pasan silbando en la oreja por la noche  y al segundo te empieza a picar el tobillo, el codo y el dedo gordo del pie.

El típico calcetín que se va bajando poco a poco, hasta que se asoma el talón, te entra frío por el pie y definitivamente te tienes que parar a subírtelo.

Equivocarme de hora. En cualquier caso. Pensando que empieza una peli y resulta que te has perdido los primeros 10 minutos. Cuando he quedado con amigos y  ya están esperando. O peor aún, equivocarme de día. Ya sentada en un autobús, me dice el revisor que mi billete es para ayer. Fue genial tener que bajarme con todos mis bártulos, incluida maleta en el maletero, por supuesto, la primera  de todas, para facilitarle la tarea al conductor.

Perderme con el coche.¿¿Pero si hoy en día tenemos todos GPS en el móvil?? Prefiero no ponerlo, porque creo que a la larga me volveré idiota. Conclusión, me suelo perder, y acabo conectando Google Maps. Jamás me volveréis a escuchar esto. De hecho, nunca lo he dicho.

Que alguien tire un papel al suelo en la calle. Si es un cajetín de tabaco o una bolsa de patatas fritas el enfado se triplica. Ni mencionar que sea en la playa.

El pelo sucio de algunas personas, las malas formas de otras. La gente que habla mal de otros o que ridiculiza al débil. Los prepotentes  y los que se creen los mejores del planeta. Aunque lo sean. Los que nunca invitan. Casualmente salen “ganando” en las cuentas siempre.

La comida mal hecha. Una sopa que no sabe a nada o una lasaña que no le llega a la suela de los zapatos a la que nos tomábamos en el comedor del colegio, que ya es decir.

Las chuches duras, las esperas en el dentista. El dentista sin ir más lejos. El olor a dolor que hay en la sala de espera, y peor aún el de la camilla, cuando estás tumbado y ponen la lámpara esa que te deslumbra…

Me gusta tener un folio escrito, como ahora, y empezar a releer. Pienso todo aquello que se me ha quedado en el tintero, y me pongo nerviosa pensando que ya he escrito de más cuando no he hecho más que empezar. Acabo.

Advertisements

One thought on “Los me&nome gustan

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s